EIGE : UNA HERRAMIENTA PARA LA PROMOCIÓN DE LAS POLÍTICAS DE GÉNERO EN EUROPA

EIGE

Para el análisis de las políticas de género en Europa, Recíprocamente recomienda consultar la plataforma desarrollada por el Instituto Europeo de la Igualdad de Género (en ingles EIGE, European Institute for Gender Equality). El cometido de EIGE “consiste en ayudar a las instituciones europeas y a los Estados miembros a integrar el principio de igualdad en sus políticas y en luchar contra la discriminación por razón de sexo” (Reglamento (CE) nº 1922/2006). Esta agencia europea concentra su acción en 4 direcciones :

  • recopilación y análisis de datos comparables sobre cuestiones de igualdad
  • desarrollo de instrumentos metodológicos, especialmente con vistas a integrar la igualdad en todas las políticas
  • intercambio de buenas prácticas y diálogo entre los interesados
  • sensibilización.

Dentro de los numerosos instrumentos de análisis disponibles en la plataforma de EIGE (buenas prácticas, información específica por país, estadísticas, etc.), señalamos la publicación de junio 2015 del “Gender Equality Index 2015“, una herramienta estadística para medir el progreso en materia de igualdad de género en distintas áreas políticas. Según dicho documento, “a pesar del compromiso persistente y de larga data de la Unión Europea respecto a la igualdad de género, los progresos en esa área siguen limitados” durante el período 2005-2012.

Más específicamente sobre las cuestiones de trabajo, cuidado, y de protección social, señalamos la publicación de julio 2015 por EIGE de un documento titulado “Reconciliation of work, family and private life in the European Union” (también disponible en francés y en alemán). Reproducimos a continuación los principales desafíos identificados por el documento :

– luchar contra los estereotipos de género (a través de la educación de los jóvenes, en las empresas, en los regímenes fiscales),

– luchar contra la fuerte segregación de género de los mercados de trabajo en Europa (promocionando profesiones no tradicionales, incentivando u obligando a las empresas a reducir las brechas salariales, etc.),

– mejorar la disponibilidad, la accesibilidad y la calidad de las infraestructuras de los centros de acogida para niños (aumentando fuertemente la cantidad de infraestructuras de acogida en particular),

-incentivar el involucramiento de los hombres en las tareas de cuidado y otras actividades no remuneradas (con actividades de sensibilización y una reforma del régimen de licencia parental),

-reforzar la sensibilización de las políticas con la importancia y las ventajas (sociales y económicas) de las medidas tomadas a favor del equilibrio entre trabajo y vida personal (mas compromiso político y mecanismos institucionales, reforzando la legislación, y comunicando más información sobre las prácticas de conciliación),

– promover el involucramiento de los interlocutores sociales, por ejemplo en materia de organización más flexible del tiempo de trabajo, y la evolución de la cultura en el trabajo.