EL PROCESO DE PROMULGACIÓN DE LA NUEVA LEY DE ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA EN FRANCIA (Jérôme Faure)

loi_ess_371

“Cuando se plasmó la idea de un proyecto de ley sobre economía social y solidaria en la agenda política francesa, se tuvo que cumplir con dos objetivos distintos, relacionados entre sí, pero a la vez opuestos.

El primer objetivo era responder a una solicitud de reconocimiento de los sectores tradicionales (cooperativas, mutuales, asociaciones, fundaciones) en la economía social y solidaria, sectores que se sentían amenazados por el crecimiento del emprendimiento social.

El otro objetivo era incluir el desarrollo de la economía social y solidaria en la dirección tomada por la Unión Europea, para la Comisión Europa en el marco de la « Social business Initiative » (SBI), cuyo objetivo es el desarrollo y reconocimiento del emprendimiento social.

Para lograr una síntesis y una coherencia general, debía darse un cambio de paradigma de la economía social. El enfoque por estatutos tuvo que sustituir a una concepción dinámica de la economía basada en el modo empresarial en la que se puede registrar también empresas “clásicas” preocupadas por actuar con una finalidad de “utilidad social” – negocios socialmente útiles.

En esta intervención expondré los elementos que han permitido esta puesta en coherencia y las perspectivas que se abren a la economía social y solidaria después de la nueva ley.”

Tengo que añadir, sin embargo, que la intervención que se pretendió hacer ante ustedes esta mañana cumple varios requisitos y por lo tanto varias limitaciones. Primero tengo de exponer los orígenes y los motivos de la ley, conectar esto con el trabajo que empezamos a desarrollar con las autoridades ecuatorianas bajo un convenio firmado antes de que la ley sea discutida y votada por el Parlamento francés. Además, como estoy aquí en el doble título de mi función en Francia y de una evaluación realizada en el marco de un programa europeo, tengo que recordar el contexto europeo del desarrollo de la economía social, de la economía solidaria, del emprendimiento social. Y para finalizar, si se me permite decirlo, evaluar el impacto de estas políticas sobre la inclusión y el empleo.

La ley adaptada por el Parlamento francés y promulgada el 31 de julio de 2014, hace poco más de tres meses, es una ley compleja y ambiciosa. Debería definir cómo es y cómo tendría que ser el conjunto del sector de la economía social y solidaria y empresarial. Compleja, porque es una economía de diversidad, una economía de las necesidades – que son múltiples.Compleja porque también es una economía que pone al hombre en el corazón del desarrollo de las actividades. Ambiciosa porque es una economía que debe enfrentar muchos desafíos que la economía tradicional es incapaz de resolver.

Para entender esta complejidad, tenemos que hacer un recorridorápido en la Historia y tomar en cuenta los antecedentes de este proyecto de ley.

En términos políticos y administrativos, las palabras “Economía social” llegaron en el discurso de los gobernantes al inicio de los años 80.

¿Antes no había “economía social? Claro que sí, pero sin denominarla. Se hablaba de los distintos tipos de estatutos.

  • Las mutuales desde el siglo XIX
  • Las asociaciones civiles con la ley del 1ero de julio de 1901
  • Las cooperativas desde el final del siglo XIX y con una ley del 10 de septiembre de 1947.

En los años noventa, con la idea de una economía en favor de un desarrollo sostenible, empezamos a hablar de la economía solidaria.

Economía social y economía solidaria son distintas. Tienen cosas en común pero también tienen diferencias;

  • En economía social se habla primero de los estatutos que sientan las bases con los valores en las iniciativas de un grupo de personas, gobernabilidad democrática –un hombre, un voto- y mutualización de los medios y recursos;
  • En economía solidaria las características más globales están en la finalidad social de la acción; se entiende más como un modelo económico de desarrollo con importante impacto de integración de la gente en situación de exclusión;

Entre estos dos conceptos hubo y hay aún algunas batallas importantes. Para “facilitar” las cosas, si se me permite decirlo así, un tercer actor intervino en el 2000. Esto es lo que se denomina “emprendimiento social”, lo que podría definirse como un intento liberal de actuar por el interés público con el uso, si es necesario, de instrumentos de la economía de mercado.

Nuevas batallas entre el progresismo de un lado y el conservadurismo del otro y viceversa, han surgido.

Pero lo que se debe recordar es que la Comisión Europea ha decidido apoyar los emprendimientos sociales mediante la publicación en 2011, el 25 de octubre del 2011, de la “Social Business Initiative”, la iniciativa de emprendimiento social.

Es en este contexto de las diferencias conceptuales que se construye la ley. Me parece importante recordar el contexto por tres aspectos.

  • Avances en la comprensión de esta economía para conocer y reconocer las diferencias. No hay un solo y determinado modelo de economía social y solidaria;
  • Para dar su plena dimensión a este sector, una ley francesa no puede quedarse en su tradición única, también positiva, pero tuvo que hacer el enlace con el enfoque europeo;
  • Y así, poco a poco, llegamos a una economía de los valores humanos;

¿Entonces que debemos considerar de la ley francesa sobre la economía social?

Este texto que, en el contexto europeo, es una primicia por la definición inclusiva de la economía social y solidaria debía responder a cuatro exigencias:

  • Reconocer: La existencia de una definición legal del campo de la economía social y solidaria, común a todas las actividades, caracterizadas por un modo de conducta que no se limita a las empresas estatutarias- cooperativas, mutualidades, asociaciones y fundaciones – pero se abre a las empresas privadas del mercado clásico para incluir en este campo de la economía social y solidaria,empresas nuevas en la misma forma que la empresa ‘tradicional’ de los actores de la ESS, cuando tienen las condiciones fijadas por el texto.
  • Organizar: La organización de la gobernanza del sector, en el título I de la ley del 31 de julio de 2014, pero también en textos destinados a algunos sectores específicos, está dirigida tanto a promover el diálogo entre las autoridades públicas y las partes interesadas en laESS, pero dan también a ellos la posibilidad de control sobre el respeto por el texto y el espíritu de la ley. Siguiendo un método de diálogo entre las autoridades y los actores, seguidos por la redacción del texto, el legislador ha conservado la idea de una conferencia regional de la economía social y solidaria (artículo 8) que el resultado dependerá en gran medida de la capacidad de los actores públicos y privados para movilizar a todas las partes interesadas.
  • Actualizar: Forjando una nueva mirada sobre la economía social y solidaria, este acto podría ahorrar el coste de una actualización de los textos similares para cada uno de los actores tradicionales. Esta actualización no es una revisión, genera nuevos derechos, por ejemplo, para respetar la aprobación solidaria de utilidad social. En otros casos, la nueva ley es una posible apertura a la economía social. Éste es el caso, incluyendo el derecho a la información de los empleados para que puedan hacer una oferta de reanudación en caso de transferencia de la empresa.
  • Innovar: El artículo 15 de la ley, por primera vez, introduce una definición de los términos de la innovación social, innovación y su corolario, la experimentación es uno de los ejes principales de esta ley, incluyendo las políticas territoriales de economía social y solidaria (sección 4 del capítulo II del título I) como por ejemplo lo manifiesta la orientación de las agrupaciones territoriales de cooperación económica o la referencia a las monedas locales adicionales. Este apetito por la innovación y la experimentación debe ser señal de identidad de las políticas públicas a favor de la economía social y solidaria.

Jérôme Faure fue anteriormente Delegado Interministerial y es actualmente Jefe de la misión “inovacion, experimentación social y economía social” de la Secretaría de Estado al Comercio, a la Artesanía al Consumo y a la Economía Social y Solidaria (Ministerio de Asuntos Sociales de Francia).