LA CAÑA Y EL PEZ UNA VEZ MÁS. POLÍTICAS ACTIVAS PARA LA IGUALDAD (Lluís Francesc Peris Cancio y Fabián Repetto, Recíprocamente.net) Text available in English

LA CAÑA Y EL PEZ UNA VEZ MÁS. POLÍTICAS ACTIVAS PARA LA IGUALDAD (Lluís Francesc Peris Cancio y Fabián Repetto, Recíprocamente.net) Text available in English

LLUÍS FRANCESC PERIS CANCIO


FABIÁN REPETTO


Lo hemos escuchado infinidad de veces y estamos todos de acuerdo: se trata de enseñar a pescar. Sin embargo la realidad es más compleja y ardua de cuanto parece. Una auténtica promoción de las familias más desaventajadas presupone un sistema integrado de servicios y una corresponsabilidad de todos los actores sociales acompañada de una fuerte inversión pública. Erogar servicios para la promoción psicosocial es mucho más caro que erogar prestaciones económicas, y sin embargo, ofrece menos visibilidad social y menor impacto mediático. Además, cuanto mayor es la pobreza de las familias (en una perspectiva multifactorial) menor son los márgenes de éxito: por ello, también en este caso, se manifiesta el “efecto Mateo”: los últimos entre los últimos son los más difíciles de alcanzar.

Y sin embargo es un reto irrenunciable tanto en América Latina como en Europa. En el primer contexto porque las políticas de los PTC han llegado a un punto de madurez que permite proponerse objetivos más ambiciosos.

La posibilidad de escribir una nueva página en la protección social va acompañada hoy de la efectiva capacidad para realizarla. En Europa la perspectiva es distinta: el contexto de crisis económica ha puesto en aprieto la sostenibilidad del sistema, en el mismo momento en el que resulta ciertamente más necesario intervenir.

En ambos contextos el desarrollo de la atención a la población más vulnerable adquiere modalidades particulares según el contexto nacional, incluso regional. Sin embargo los temas trasversales y las dificultades son en líneas generales las mismas. Eurosocial, a través de “Recíprocamente”, continúa el diálogo dedicado a los apoyos monetarios a los ingresos (PTC en América Latina, esquemas de renta mínima en Europa).

La idea es suscitar un intercambio sobre algunos de los temas apuntados por los mayores expertos en este sector en cada uno de los países participantes que se han encontrado (o se encontrarán) en dos Seminarios Internacionales promovidos por Eurosocial II y la CEPAL: Antigua (Guatemala) Julio 2014 y Nápoles (Italia) Noviembre 2014. Se apuntan cinco temas trasversales:

1.- “¿Cuándo ya no es necesario ayudar a pescar?”

El delicado egreso de los Programas.

Ningún Programa Social se concibe como una ayuda “para siempre”. El éxito de la intervención se ha interpretado tradicionalmente como el número de familias que gracias a la ayuda pública recibida salen en modo estable de una situación de pobreza o precariedad. Sin embargo parece poco útil una visión binaria dentro/fuera. La protección es un elemento de continuidad que se ejerce con mayor o menor intensidad a través de lo que en Europa se llaman los tres pilares de la lucha contra la pobreza: prestaciones económicas, mercado laboral inclusivo y servicios. Los Programas de Transferencias, en esta misma perspectiva, son un eslabón de acceso a un sistema integrado. Una salida temprana de los programas en condiciones de vulnerabilidad puede comportar un riesgo de regresión que podría hacer vana la inversión realizada. Surgen, de consecuencia, algunas preguntas para compartir RECÍPROCAMENTE: ¿adónde se sale desde los Programas? ¿Cuánto tiempo de permanencia es necesario? ¿Existe un sector de la población cuyo grado y rasgo de vulnerabilidad haga imposible limitar el derecho a la asistencia? ¿Por qué algunas familias no pueden responder a las propuestas que condicionan la ayuda? ¿Depende de ellas o también del sistema? ¿Es suficiente incrementar la empleabilidad de las personas cuando el mercado del trabajo sigue oscilaciones y crisis –véase Europaque nada tienen que ver con la cualificación de los recursos humanos? ¿Cómo favorecer la accesibilidad a los servicios en contextos rurales?

2.- “¿Quién compra mis peces?”

De la inversión en competencias a la consolidación de un mercado inclusivo.

En relación con el punto anterior es necesario reconocer el rol que ejercen estos programas no sólo como inversión que ayuda a la cohesión social evitando otras manifestaciones más graves de marginalización o exclusión, sino también como contribución a la capacidad económica del país. Esta conexión entre asistencia-promoción social y actividad productiva y la riqueza general de una nación no es siempre bien comprendida. Superar una concepción restringida de los Programas de Renta como gasto pasivo del Estado para pobres, asumiendo una nueva visión más ligada a la inversión en el capital humano y social del mercado productivo del país es, sin duda, necesario. Consistiría, en síntesis, en hacer del mercado un aliado para la promoción de las familias. Se trata también de alentar su incorporación en trabajos decentes, mancomunando fuerzas entre políticas socio asistenciales y políticas de empleo, pasando de una protección asistencial a sistemas de protección contributiva. Pero es difícil. Dialogar RECÍPROCAMENTE para compartir estrategias exitosas es útil: ¿Cómo favorecer la empleabilidad de los participantes a los programas? ¿Son útiles las políticas de incentivos a las empresas? ¿Qué experiencias de economía social se muestran eficaces? ¿Cuáles son las claves de una economía cooperativa? ¿Cómo podría ser el sector for profit un aliado más allá de una lógica competitiva?

3.- “¿Quién pesca y quién se queda cuidando a los niños?”

Pobreza, género y familias.

…o a los abuelos. O tener que pescar y cuidar los niños a la vez porque se está sola. La cuestión de los derechos de la mujer está en el centro de un verdadero proyecto de integración. Parecería que los resultados de los programas sociales, observados bajo el prisma de los derechos de género, son modestos. Se habla de la feminización de la pobreza.

Se hace necesario reflexionar RECÍPROCAMENTE sobre el porqué de estos pobres resultados: ¿Cómo intervenir para una mayor equidad en las responsabilidades intra-familiares? ¿Políticas para la familia o política para las familias?

¿Cómo sostener una promoción real de los derechos de emancipación a mujeres sin recursos?

¿Es la mujer quien paga las consecuencias de una intervención “a favor de las familias” donde el implícito es presuponer su función cohesionadora en el sistema familiar?

 4.- “¿Por qué pescar con red? ¿Por qué pescar con caña? ¡Nosotros nunca lo hicimos así!”

Diferencias culturales y minorías étnicas.

Los programas de Rentas Mínimas o de Trasferencias Condicionadas se aplican a todo un territorio en favor de la población en situación de necesidad. A menudo, minorías étnicas o culturales se convierten en un target difícil de alcanzar o comporta un reto adicional de gestión, ya sea por la escasa implicación de los destinatarios que por la obligación de respetar modalidades culturales y señas de identidad que hace delicada la intervención. Encontrar el equilibrio entre el respeto a la diversidad cultural y el logro de mejoras en las condiciones de vida de esta población es un objetivo RECÍPROCAMENTE compartido en ambos contextos, con las diferencias evidentes que los caracterizan: ¿Cómo ofrecer programas que respeten las diferencia étnicas? ¿Cómo favorecer una participación que no comporte dinámicas de asimilación cultural?

¿Qué modos de solidaridad son propios de otras culturas que merece la pena que sean revalorizadas en otros contextos?

¿Cuánto afecta a la integración de las minorías étnicas la representación social en el imaginario colectivo?

5.-“¿Y si pescáramos juntos y luego distribuyéramos los peces? ¿Quién debe cuidar del río?”

El rol DE LA INICIATIVA SOCIAL ORGANIZADA y la coordinación institucional de la responsabilidad

pública.

La titularidad de los programas de lucha contra la pobreza y de promoción de la igualdad es asumida por distintas administraciones públicas en cada país. Los modelos más avanzados exigen una coordinación entre el Gobierno central y los entes locales. Una excesiva centralización puede producir desresponsabilización por parte de la comunidad local, mayor dificultad de activación de recursos del territorio y distancia con los usuarios. Un exceso de subsidiariedad que haga recaer todo el protagonismo en Ayuntamientos, Municipios, Departamentos o Provincias puede generar un nivel de prestaciones diferente en cada lugar, no garantizando igualdad de derechos a todos los ciudadanos… Por otro lado, la gestión de la red de intervenciones necesita del protagonismo de la iniciativa social ciudadana a través de asociaciones y otras manifestaciones de la sociedad civil organizada. Se hace necesario evaluar la experiencia y confrontarse RECÍPROCAMENTE sobre el mejor modo de implementar las políticas: ¿Cómo articular mecanismos virtuosos entre los distintos niveles de la administración? ¿Cómo estimular una acción comunitaria solidaria? ¿Cómo incentivar el protagonismo y la participación de la ciudadanía en la resolución de sus problemas? ¿Cómo programar las acciones involucrando todos los actores portadores de interés?

English version