LICENCIA PATERNAL: IGUALDAD DE GÉNERO EN EL CUIDADO A LA PRIMERA INFANCIA

El intercambio de buenas prácticas sobre el papel de los hombres en la igualdad de género en Europa pone de relieve la importancia de la licencia paternal para progresar en la materia. El informe de un encuentro sobre el asunto,que tuvo lugar en Helsinki en octubre 2014, presenta los contextos de Finlandia, Austria e Islandia, y los comentarios adicionales de 12 otros países europeos. Según dicho informe, los regímenes de licencias paternales en Finlandia, basados sobre derechos no transferibles y con subsidios, representan un medio muy eficaz para incentivar a los padres al uso de esas licencias. En Austria, la situación es distinta a la de Finlandia: en una sociedad más conservadora, el modelo del hombre como sostén principal de la familia sigue siendo muy vigente. Esa realidad tiene un impacto sobre el mercado de trabajo donde la tasa de participación de las mujeres es netamente inferior a la de los hombres, situación ampliamente imputable al papel parental. A pesar de una legislación que permite compartir la licencia parental, la proporción de hombres que la usan efectivamente es débil, tanto para las licencias cortas como largas. Para mejorar esteescenario una nueva legislación fue introducida a nivel federal en 2011, la «licencia del papá», que permite a los empleados del sector público tomar un mes de licencia después del nacimiento de su hijo, pero bajo ciertas condiciones. El enfoque en Islandia es más parecido al de Finlandia. Es conocido que el país tiene la brecha de salarios entre hombres y mujeres más pequeña del mundo. Las primeras medidas para introducir la licencia parental para los hombres fueron adoptadas en los años 1990, pero el debate sobre la repartición de las responsabilidades entre hombres y mujeres empezó mucho antes. Ahora, las empresas de más de 25 empleados deben tener un plan de igualdad de género que está aprobado por consenso por los interlocutores sociales. El derecho a la licencia paternal fue introducido progresivamente y el nivel de participación de los hombres hoy en día es muy alto. Los costos están asumidos por las retenciones obligatorias y en 2012 fue votada una nueva ley para estructurar las opciones de licencias parentales sobre un período de 12 meses para contribuir a una repartición más igualitaria de los horarios de trabajo entre mujeres y hombres.

Consultar el resumen del informe desde la página de la Comisión Europea y los documentos asociados.