SON TIEMPOS DIFÍCILES (José Manuel Durão Barroso)

SON TIEMPOS DIFÍCILES (José Manuel Durão Barroso)

José Manuel Durão Barroso


A nivel de la Unión Europea existe un compromiso para sacar a 20 millones de personas de la pobreza para el año 2020. Algunos gobiernos consideran que es algo que debe hacerse a nivel nacional y no europeo. Pero más allá de esto, hemos podido definir una meta y esto es, en sí mismo, un progreso. La lucha contra la pobreza es hoy una meta europea común. Sin embargo, sabemos que, a pesar de que se ha convertido en una prioridad, el número de pobres se ha incrementado en 7,5 millones de personas. Y esto, por supuesto, me preocupa profundamente. Ustedes pueden preguntarme, ¿cuál es la razón de tener un objetivo que no podemos alcanzar? Yo creo que es necesario tener estimaciones para medir la pobreza a lo largo de la Unión Europea. Creo, también, que es importante tener metas sociales en el diseño de las políticas. Nuestro Social Investment Package (Paquete Social de Inversiones), presentado por la Comisión Europea en 2013, le ofrece a los Estados Miembros una guía de políticas y de estabilidad en los fondos sociales. Hace un llamado a desarrollar políticas de inversión social efectivas que mejoren las capacidades y habilidades de la gente para ayudarlas a participar activamente en la sociedad y en el mercado de trabajo. Esto significa que tenemos que desarrollar un enfoque estratégico, integrado y preventivo. También significa que tenemos que contar con políticas de protección social más efectivas y eficientes.

El Paquete de Inversión Social también analiza la necesidad de contar con un mejor entendimiento de la manera en que las políticas se encuentran interrelacionadas y de generar mayor coordinación a nivel nacional en Europa. Las políticas sociales pueden ayudar a cerrar la codependencia pero, por supuesto, no puede resolver por sí misma todos los problemas sociales. La lucha contra la pobreza es una tarea enorme que necesita movilizar otras políticas como la impositiva, de vivienda, educación, empleo y económica.

Para reforzar la dimensión social en la Unión Europea, la Comisión ha introducido un tablero de control con indicadores claves en materia social y de empleo, para ayudar a identificar y monitorear las posibles desviaciones dentro de la Unión Europea. Ahora, los europeos tienen los instrumentos para dominar el proceso y han dirigido su atención a la pobreza y la exclusión social.

Como ustedes saben, el número de recomendaciones que hemos enviado a nuestros gobiernos (nacionales) para luchar contra estos desafíos ha aumentado. Y déjenme darles un ejemplo: en 2014, muchas recomendaciones específicas para países se han enfocado en los beneficios, cobertura, la combinación de mediciones nuevas e innovadoras, las transferencias sociales efectivas, servicios de cuidados de calidad y acceso a la salud.

Pero, además, la Unión Europea provee financiamiento para luchar contra el sinhogarismo. El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) cofinancia inversiones en vivienda social, y el Fondo Social Europeo (FSE) provee importantes fondos para la integración de grupos vulnerables al mercado de trabajo y a la sociedad. Ayuda a personas que afrontan situaciones de extrema pobreza y exclusión social, tales como minorías étnicas, migrantes, personas discapacitadas, desempleados de largo plazo y, también, las personas en situación de calle.

El objetivo es que los Estados Miembros destinen los recursos a las prioridades que ellos han identificado. Entre 2007 y 2013, 10 billones de euros del Fondo Social Europeo han sido destinados a la promoción de la inclusión social de las personas más vulnerables de la sociedad, incluyendo las personas en situación de calle.

Hasta el 2020, al menos un 20% de los 80 billones de euros del Fondo Social serán usados para reducir la pobreza y la exclusión social. Y fondos especiales han sido creados para promover el empleo juvenil. Los 2,5 billones de euros del Fondo de Ayuda Europea para los Más Necesitados (FEAD) ayudarán a que las personas en extrema pobreza puedan acceder a alimentación y bienes básicos. Y déjenme enfatizar que esta Comisión defiende fuertemente la existencia de estos fondos. Estoy convencido que proveen asistencia inmediata y ayudan a prevenir el sinhogarismo, al ayudar a estas personas y a los hogares a evitar los desalojos. Los Estados Miembros pueden canalizar estos fondos específicos a las personas sin hogar o a identificar a los grupos más necesitados.

Damas y caballeros, estos son tiempos difíciles. Necesitamos sumar esfuerzos en la construcción de una Europa verdaderamente inclusiva, asegurándonos que nadie quede fuera. Para hacer esto, necesitamos revitalizar la cooperación, incluyendo a actores nuevos: la Unión Europea, los niveles nacional, regional y local de gobierno, la sociedad civil; todos debemos trabajar juntos para implementar políticas de inversión social efectivas.

Quiero agradecerles su trabajo para llegar a las personas más vulnerables. Les deseo todo el éxito del mundo con la nueva Comisión y les aseguro que vamos a estar a su lado. Muchas gracias.

 

Extracto de la intervención di apertura de José Manuel Durão Barroso (Lisboa, 23 de marzo de 1956) Presidente durante los últimos diez años de la Comisión Europea en la Conferencia de FEANTSA (Federación Europea de Organizaciones que trabajan con personas sin hogar) que se tuvo en Bérgamo (Italia) el 24 y 25 octubre 2014, con la participación de una nutrida representación de países latinoamericanos invitados por el Programa Eurosocial (Traducción no oficial realizada por la redacción de Reciprocamente.net).